Serie “El Chapo”: por fin una nueva forma de contar

Si la comparamos con las series prime de distribución mundial con las que pretende competir dentro de Netflix, a la serie de El Chapo se le notan las costuras pero si la confrontamos con las recientes pretensiones de serie (telenovelas) narco-series o bio-serie de cualquier cadena mexicana o hispana en Estados Unidos, se impone en calidad. Es decir, está por encima de las segundas pero no llega todavía contundentemente al nivel de las primeras, aunque el resultado final sin duda siembra un buen precedente.

La historia expone la vida del narcotraficante sinaloense Joaquín Guzmán Loera mejor conocido como “El Chapo”, desde su incursión formal a ese mundo en 1985 con el Cártel de Jalisco, hasta encumbrarse como uno de los capos más poderosos de todos los tiempos, no sólo en México sino en el mundo.

Contemplamos sin apologías ni prejuicios al ser humano detrás del personaje. La serie es interesante, trepidante en lo narrativo y no obstante sus licencias literarias (es una ficción), abrumadora como espejo de la realidad respecto a los contextos que generaron a alguien como él, estremecedores paralelismos con los de Pablo Escobar. En esta serie sí podemos hablar de una experiencia (y resultado) más cercana al acabado anglosajón en la escritura, interpretación actoral y su dirección artística.

N-E1-EU230617-20_Drupal Main Image.var_1498188797.jpg

La libertad creativa… apunta de balazos

La producción de Story House Entertainment para Netflix-Univisión Estudios le ha pasado lo que al arranque de Narcos (hoy una franquicia consolidada de la plataforma), floja y dubitativa en un principio pero que al contar con elementos sólidos se supera al castigo durante su desarrollo. La serie goza de libertad creativa, se siente y se nota, a diferencia de las pretensiones comerciales de un título con tintes políticos como La Candidata (telenovela pasada por serie) en la televisión abierta de México.

Se dice lo que se tiene que decir sin titubeos desde la tesis de si Carlos Salinas de Gortari quebró aquella línea divisoria entre el gobierno y el crimen organizado en su beneficio, los errores de los presidentes subsecuentes, hasta la participación insultante de las instituciones mexicanas en el asalto del narco a las más altas esferas del poder político. Se esté de acuerdo o no con el punto de vista dramatúrgico de Silvana Aguirre, Carlos Contreras y Carlos Esteban Orozco, ello y deducir en quienes están inspirados algunos personajes como “Don Sol” (Humberto Busto), hacen adictivo al discurso de la serie.

Precisamente uno de sus grandes aciertos es el estupendo trabajo de casting de Alejandro Reza y María Juliana Casadiego. A diferencia de otras producciones de factura nacional para la misma plataforma como Ingobernable, en El Chapo apuestan por actores con notable capacidad histriónica en perfil y situación narrativa, y no pocos de ellos nos sorprenden verdaderamente. Contados, por cierto, tienen el estatus de estrellas

Marco-actor-mexicano-encarna-narcotraficante_MILIMA20170410_0067_30.jpg

Desde Marco de la O, su protagonista, con gran parecido físico y con un talento a la altura, a participaciones especiales como la extraordinaria Ángeles Cruz (en un demoledor capítulo 8 de la temporada 2) e incluso de Homero Ferruzca, un actor a quien la televisión abierta le ha negado trascender más allá de un personaje banal como “Homerito”, aquí se le permite desarrollar un trabajo encomiable como el presidente Felipe (Calderón) Alarcón. Y podríamos seguir con ejemplos como Harold Torres o Paul Choza, con demostrada capacidad pero condenados a papeles cliché y sin relevancia en la telenovela tradicional.

 El diablo está en… ¿los créditos?

Si lo que se dice en la serie puede levantar olas, el contexto de producción dice mucho más en lo que no dice. Como hemos apuntado, la serie es co-financiada por Netflix y Univisión. Ésta última aliada tradicional de Televisa (con quien se encuentra en fusión de facto), la que en la actualidad enfrenta retos como el que refiere a restaurar su credibilidad editorial y la libertad creativa de sus dramáticos.

¿Es la plataforma o el espíritu de los nuevos nombres que la han empezado a liderar lo que produce un resultado como éste? Uno de esos créditos es el de Isaac Lee, Chief Content Officer de Univisión y Televisa, quien aparece como productor ejecutivo de la serie en cuestión que en Estados Unidos se emitió además por televisión abierta. Ojalá que la admirable energía y voluntad creativa que podemos palpar en El Chapo, se extienda pronto (y con la misma fuerza) en las producciones de San Ángel.

Más allá de trascender de una trivial narco-novela y de ser una buena opción de entretenimiento, si el lector mexicano tiene algo de conciencia histórica, de nosotros se acordará si supera el capítulo 4 de la primera temporada, la segunda es mejor. Y póngase al día que El Chapo ya viene con la tercera entrega.

Por Daniel Lares Muñoz (@dan_lares)

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Otras notas que te pueden interesar:

“Fear the Walking Dead” 4ta temporada por AMC, Domingo 15 abril

Muere el escritor mexicano Sergio Pitol a los 85 años 

La napolitana Claudia Cardinale cumplirá 80 años este domingo

“El Chapo” demandará a Netflix por “daño moral”

El Chapo, el 16 de junio en Netflix

HOLLYWOOD, California.- EL CHAPOuna coproducción entre Netflix y Univision Story House Entertainment, estará disponible en Netflix a partir del 16 de junio.

EL CHAPO relata la historia de vida de uno de los criminales más conocidos del mundo.

Joaquín El Chapo Guzmán se convirtió en uno de los hombres más buscados del mundo. La serie de tres partes mostrará un lapso de tres décadas a partir de 1985 cuando era un miembro de bajo nivel del Cártel de Jalisco, su ascenso al poder, y su caída final.

ElChapo.jpg                        ELENCO:

El elenco de la primera temporada incluye a Marco de la O como Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán; Humberto Busto como Abogado Conrado Sol, a.k.a. “Don Sol” (figura importante del partido político); Juan Carlos Olivas como El Güero (socio principal de Joaquín); Alejandro Aguilar como Toño (principal asesino de Joaquín); Tete Espinoza como Chío (amante de Joaquín); Rodrigo Abed como Amado (capo mexicano); Luis Rábago como General Blanco (Asesor de Seguridad Nacional); Cristina Michaus como Doña Esperanza (madre de Joaquín); Valentina Acosta como Alejandra (la primera esposa de Joaquín) y Juliette Pardau como Graciela (segunda esposa de Joaquín).

Checa el tráiler en esta liga

UN DATO:

EL CHAPO fue creada por Silvana Aguirre Zegarra y producida por Daniel Posada. La primera temporada es dirigida por José Manuel Cravioto y Ernesto Contreras. La serie marca la primera coproducción entre Univision Story House Entertainment y Netflix.

TV&SHOW / Rondero’s Medios

Kate Del Castillo: Televisa prohíbe a sus conductores hablar de ella

La repercusión internacional sobre el caso Chapo Guzmán-Kate del Castillo & Sean Penn sigue impactando en numerosos medios de comunicación. En Perú no es la excepción y el reconocido periodista Johnny Badillo de la cadena RPP, en su programa de radio y TV “En Escena”, abordó el tema con entrevista a Roberto Rondero/ Rondero’s Medios ,TV & SHOW. Aquí el audio y texto de la entrevista.

Puedes leer & escuchar la nota completa en RPPNOTICIAS.

Sigue a RPP NOTICIAS: Twitter: @RPPNoticias

Niurka, madrina de Pedro Romo en A LIVE

Durante el festejo por casi cuatro décadas en los escenarios del actor y comediante Pedro Romo en A LIVE, Niurka fue su madrina, quien es su compañera en la puesta en escena La Semesienta, que emprenderá una gira por Estados Unidos, además de la presencia del comediante J.J, con testimonios en video de Luis de Alba y Alfonso Zayas, quienes por motivos de salud no pudieron acompañarlo.

A LIVE estuvo al tope en la celebración de Romo, donde concurrieron amigos y compañeros del actor, así como invitados especiales del cantabar ubicado en Av. Los Leones 135, tercer piso, Col. Las Águilas.

Niurka declaró a TV & SHOW, con su peculiar estilo, que defiende por todo lo alto a la actriz Kate del Castillo en torno a su encuentro con El Chapo Guzmán: “A Kate la respeto, su carrera la respalda. Esto es una cortina de humo de todo lo que se hace mal en este país”.

por Roberto Rondero / fotos: Lourdes Córdoba & Saelim Fernando

RONDERO’S MEDIOS

La recaptura de El Chapo por la telera

La noticia de la recaptura de El Chapo Guzmán vivito y coleando, ya de regreso de Los Mochis al hangar de la PGR en la Ciudad de México, la ganó por la telera nuestra de cada día Azteca Noticias. ¿Y Televisa? Sólo Foro TV entró al quite y a tiempo. Durmiendo el sueño de los justos, López Dóriga entró después, junto con Lolita Ayala, quien nos recetó una perla nacionalista por el Canal de las Estrellas, palabras más, palabras menos: “Si todos denunciáramos, sin temor a represalias, como pasó con El Chapo Guzmán, otra sería la situación del país”. ¿En serio sin represalias?

“Misión cumplida”, dijo ufano en su twitter Enrique Peña Nieto en una maniobra tan manipulada que la misma DEA envió felicitaciones como de año nuevo.

Alejandro Villalvazo, por Azteca 13, adelantó la captura del narcotraficante que más se ha burlado del sistema penitenciario de México y que ha sido una burla en el extranjero.

La pregunta ahora es ¿dónde van a recluir al Chapo como para que no se vuelva a fugar?

chapo-guzman.jpg

Ver para creer. Telévoros: ¡uníos!

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios

EL ÚLTIMO NARCO. LA FUGA

El sábado 11 de julio de este año, poco antes de las nueve de la noche, Joaquín Loera Guzmán, mejor conocido como el Chapo, escapó por segunda vez de una prisión de máxima seguridad mexicana y con él, también se escaparon los últimos deseos de una sociedad que vive a la espera de justicia, de honorabilidad y de respeto a la ley y las instituciones.

“EL último narco. La fuga” (Ediciones B, 371 páginas), del periodista británico-estadounidense Malcolm Beit (“Newsweek”, “Slate”, “World Polities”, “Review” y “Jane’s Intelligence Weekly”) revela información privilegiada sobre la última “hazaña” del líder del cártel de Sinaloa, además de trazar un perfil de quien vuelve a ser –mérito de la máxima seguridad mexicana- el hombre más buscado del mundo

RIESGOS CALCULADOS

“Hasta donde sabemos –indica Beit-, el imperio del Chapo, el cártel de Sinaloa introduce miles de toneladas de marihuana, cocaína, heroína y metanfetaminas en Estados Unidos cada año. Opera por lo menos en 78 ciudades de Estados Unidos. Se cree que controla casi 60 mil kilómetros cuadrados de territorio mexicano.

“Pero el alcance del Chapo es global. Su cártel es responsable de la distribución de buen aparte de la cocaína que se consume en Europa; es más que probable que una línea blanca esnifada en un bar de Londres haya pasado por las manos de la gente del Chapo. También se cree que la organización del Chapo posee propiedades y otros activos en toda Europa, en un intento por ampliar su campo para el lavado de dinero. El cártel importa ingredientes de Asia para elaborar metanfetaminas, y en años recientes ha extendido sus tentáculos por toda América Latina y hasta el oeste de África.

En su epílogo, Malcolm Beit asevera: “Mi interés por la guerra de México contra las drogas data de 2004, cuando entrevisté a Jorge Hank Rhon en Tijuana. En aquel tiempo era una noticia únicamente mexicana: la guerra no era nada en comparación con lo que sería dos años después, cuando Calderón asumió el poder. Desde entonces, se ha convertido en una importante noticia mundial.

“Cada minuto que se pasa investigando sobre la delincuencia organizada se siente uno algo menos seguro (pero admito que en una estancia en Badiraguato me sentí muy cómodo y dormí como bebé, pero fue porque sabía bien que la gente del Chapo sabía que estaba ahí y, como no me habían matado, no era probable que lo hicieran). Al hablar con vecinos de Sinaloa sobre la delincuencia organizada, aumenta la presión arterial. La gente susurra, tiembla y llora cuando habla de sus experiencias y de lo que sabe, aún si son rumores.

“Muchos ni siquiera profieren el nombre del Chapo, sino que usan varios sobrenombres con los que se refieren a él, unas veces con respeto, otras no tanto. Gente de la calle y funcionarios dan la media vuelta y se alejan cuando uno menciona al Chapo. Los mexicanos que viven bajo la sombra de la delincuencia organizada no disfrutan lo que para el resto de nosotros es la liberta d de expresión. Escribí este libro pensando en ellos. Cambié sus nombres cuando era lo correcto y flexibilicé mis normas habituales sobre las fuentes anónimas debido a sus comprensibles miedos”…

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios