El covid 19 vulnera salud mental de la población, asegura experto del IPN

Ante la actual crisis sanitaria por el COVID-19, se registra una tendencia de trastornos mentales como ansiedad, depresión y estrés postraumático entre la población, aseguró el maestro Héctor Martínez Jasso, quien coordina, junto con otros tres especialistas, la Línea de Apoyo Psicológico del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en esta contingencia.

Héctor Martínez Jasso, académico de la carrera de Psicología del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud, Unidad Santo Tomás (CICS-UST), sostuvo que cuando la sintomatología o las afectaciones son persistentes y se manifiestan en lo interpersonal, conductual, somático, cognitivo y afectivo, es necesario acudir con un especialista que le oriente y facilite la recuperación.

Afirmó que la cuarentena afectó la rutina de una gran proporción de personas y retomarla bajo medidas de salubridad y con las experiencias personales, representará un reto importante, ya que la nueva normalidad implica una aceptación al cambio en el estilo de vida personal, al que no todos los individuos están aptos.

El psicólogo jurídico y forense mencionó que las personas deben crear rutinas nuevas, realizar actividades físicas, alimentarse sanamente, establecer horarios de sueño, además de adoptar una actitud propositiva, proactiva y prosocial ante la “nueva normalidad”.

“El evento adverso genera afectaciones que pueden ir desde problemas para conciliar el sueño, irritabilidad, miedo, descontrol alimenticio, hasta estrés postraumático o trastornos de ansiedad, entre otros, que de no ser atendidos pueden complicarse”, expresó.

Aunado a lo anterior, señaló que se pueden sumar factores psicosociales como pérdidas recientes, desempleo, problemas económicos, conflictos de pareja y consumo de alcohol o drogas.

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

IPN: Más drástico y contundente en fase 3 debe ser el protocolo y medidas Covid-19

Al llegar a declararse en México la fase 3 de la emergencia sanitaria por COVID-19, el protocolo de salubridad tiene que ser más drástico y contundente entre la población dada la alta circulación viral y el elevado contagio que eso significa, debido a que en esta etapa ya no es rastreable la procedencia del virus, aseguró la doctora Isabel Salazar Sánchez, investigadora del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

La especialista en Virología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) consideró que se deben fortalecer las medidas sanitarias ya adoptadas, lo que implica sanitizar  los artículos y alimentos (ya sea envasados o frescos) y objetos que sean ingresados a los hogares porque pudieran ser algún medio de transporte del virus, una de las alternativas para estos procesos son agua y jabón, alcohol al 70% o una dilución de 20 mililitros de cloro comercial en un litro agua, porque éste último inactiva casi cualquier virus.

Agregó que la razón fundamental de estas acciones radica en lo que tanto han insistido las autoridades de la Secretaría de Salud, en evitar la sobreocupación hospitalaria y agilizar el triage respiratorio en urgencias, para identificar a pacientes con signos y síntomas con sospecha de COVID-19 y así evitar decisiones difíciles acerca de quién recibe tratamiento y quién no.

Respecto al uso del cubrebocas, la investigadora politécnica opinó que en una fase avanzada de contagios su uso es pertinente siempre y cuando se utilice adecuadamente para cubrir boca y nariz, sin embargo, también se requiere protección ocular, ya que la parte de la conjuntiva es otra vía de entrada. “La mayor medida de protección es la conciencia, el estar consciente de no tocarme el rostro, porque de lo contrario no tendrían sentido estos cuidados”, apuntó.

f9778d8c4ac3f39e94c69903b3ecab00.jpg

Asimismo, aseguró que los guantes no son innecesarios porque la naturaleza creó a los seres humanos con una piel impermeable que mientras esté intacta funciona perfectamente, igual que las mucosas, por ello las personas no deben alterarlas con remedios caseros o sustancias abrasivas, ya que todo ese moco que se está produciendo constantemente en las vías respiratorias ayuda a barrer microorganismos que se introducen en ellas.

“Lo que debemos hacer es mantener en forma nuestro organismo, hidratándonos constantemente, comiendo adecuadamente, durmiendo bien, no estresándonos, consumiendo nutrimentos naturales, consumir vitaminas A y C para reforzar nuestras mucosas, además asolearnos un poco porque la vitamina D se estimula cuando lo hacemos y está relacionada con una buena respuesta inmune natural”, explicó.

La química bacterióloga y parasitóloga dijo que otro aspecto importante es no automedicarse, sobre todo si existe la sospecha de haber adquirido el virus, dado que se puede alterar su respuesta inmune o enmascarar los síntomas, “por eso es muy importante tener los sensores de nuestro cuerpo al cien por ciento para darnos cuenta si nos enfermamos del COVID-19”.

Resaltó que en estas enfermedades se debe entender que una buena parte del daño que se produce es por el sistema inmune, sin embargo, son mecanismos que apenas se empiezan a conocer para este virus emergente, el cual es altamente contagioso, porque utiliza uno de los mecanismos naturales de transmisión más eficientes, la vía respiratoria, y son los más efectivos para transmitirse, sumado a que la población tiene muchas deficiencias en sus prácticas a nivel sanitario.

images.jpg

La doctora Salazar precisó que hay virus más contagiosos que éste, no obstante, el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 es eficiente en el sentido de que hay personas que se infectan y no son tan aparentes, es decir, los asintomáticos que pudieran estar participando en esta transmisión, lo cual puede ser comprobado con los datos científicos que arrojen más adelante todos los estudios.

Es importante señalar que los individuos con SARS-CoV-2 lo pueden contagiar dos o tres días antes de presentar los síntomas de la enfermedad.

Por otro lado, afirmó que en esta primera oleada se tiene que mitigar el contagio como lo hizo China, y muy probablemente habrá otra oleada, debido a que se ha calculado que para este virus la inmunidad de rebaño tiene que alcanzar un 80 por ciento de la población, pero eso no va a suceder inmediatamente en esta pandemia, aunque lo deseable es que le ciencia lo alcance con un antiviral específico o una vacuna antes.

Finalmente, sostuvo que la salud pública se tiene que empezar a pensar globalmente, porque los problemas de esta naturaleza se deben contener en el momento que surgen y que ningún país estaba preparado para esta contingencia, ni siquiera los más avanzados.

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

El Cielo y el Infierno de…”Yo no creo en los hombres”, esta noche por Tlnovelas

“One World: Together At Home”, especial mundial contra la pandemia COVID-19

Farath, numerólogo de “Hoy”: “Recuperar economía, lo más grave de la pandemia”