“Babylon Berlín”, el thriller alemán por excelencia, en Film&Arts

Esta noche a las 22:00 horas por la telera nuestra de FILM&ARTS, el estreno de BABYLON BERLÍN, “una ciudad del pecado en el prenazismo, la producción alemana de 8 episodios en su primera temporada, evaluada como la serie más cara jamás realizada en otro idioma distinto al inglés.

Situada en la República de Weimar de 1929, este thriller policiaco noir muestra cómo la vanguardia creativa y el hedonismo conviven en Berlín con una sociedad que se tambalea al borde de un cambio político inminente en medio de una Europa en plena efervescencia. 

Luego de su estreno por el canal Europa Europa, BABYLON BERLÍN, la multipremiada serie de televisión, está basada en la saga de novelas escritas por Volker Kutscher, que sigue la historia de Gereon Rath (Volker Bruch), un comisario de Colonia que es trasladado a la Unidad Antivicio de Berlín para investigar una red de producción de cine pornográfico controlada por la mafia. En sus investigaciones, el camino de Gereon se cruza con el de Charlotte Lotte Ritter (Liv Lisa Fries), una joven secretaria muy astuta y ambiciosa que aspira a convertirse en la primera detective mujer de la Policía. 

Con un presupuesto de más de €40 millones, de los cuales €6 millones se dedicaron tan sólo al vestuario de más de 400 actores y 8 mil extras, Babylon Berlín es fruto de la colaboración inédita de XFilme, Ard Degeto, Das Erste, Sky Alemania y Beta Film. Tom Tykwer (Corre Lola, corre; El perfume), junto con Achim von Borries y Henk Handloegten son la triada de directores responsables de esta deslumbrante serie cuya producción está a cargo de Stefan Arndt, Uwe Schott y Michael Polle.

¿DÓNDE VERLO?

Puede verse en México por: AxtelTV (625), Totalplay (494), Sky (427 y HD 1437), Megacable (297), Izzi (430), Cablemás (430), Cablevisión Monterrey (430).

EN REDES:

Sitio web: filmandarts.tv

Facebook: @FilmAndArtsTV

Twitter: @FilmAndArtsTV

Con Letra Grande: El Informe Hitler

Hitler sabía usar con mucha habilidad los esquemas mentales del pueblo alemán y movilizaba grandes masas aludiendo a problemas políticos reales o de su supuesta candente actualidad. Como orador poseía capacidad de sugestión, tanto en conversaciones privadas como en reuniones de masas, todo ello contiene EL INFORME HITLER (Tusquets Editores, 622 páginas), traducido por Henrik Heberle y Matthias Uhl para un único lector: Josif V. Stalin.

En mayo de 1945, recién conquistado Berlín, unos agentes de los servicios secretos soviéticos -el temido NKVD- merodeaban entre las ruinas de la cancillería del Reich para cumplir una orden de Stalin: averiguar si realmente Adolf Hitler había muerto. Pero el dictador soviético también sentía curiosidad por los métodos empleados por Hitler para mantener un feroz control sobre la población alemana.

Pronto descubrieron entre los millares de prisioneros alemanes a dos importantes cautivos, Otto Günsche y Heiz Linge, ayudantes personales del Führer que gozaron de su confianza y que cumplieron la orden final de quemar el cadáver del dictador alemán tras su suicidio.

Desde su captura hasta 1949, Günsche y Heinz Linge, desgranaron, para el llamado INFORME HITLER, los rasgos de la vida privada de este que más podría interesar a Stalin: su relación con las mujeres, la dependencia de medicamentos, sus vulgares gustos musicales o sus bromas acerca de Chamberlain o Franco.

En la introducción de EL INFORME HITLER, Richard Obery señala: “El expediente es importante no tanto por la posibilidad de que Stalin lo leyese, sino por lo que podía decirle sobre la personalidad y el comportamiento político de Hitler. Había algunas similitudes entre los dos personajes y Stalin debía de haber reconocido por lo menos algunas de ellas mucho antes de leer aquellas páginas. Ambos eran políticos populistas cuya suerte se vio transformada por una profunda crisis social y política que les ayudó a gravitar desde los márgenes hasta el centro de la político.

UN DATO:

El informe Hitler ofrece una perspectiva inesperada y original del Tercer Reich y de su líder. Como documento histórico debe usarse con prudencia. Es mucho lo que en él se ha omitido adrede y mucho lo que sus dos autores soviéticos desconocían. El relato es una aproximación y no una réplica exacta de la realidad histórica. Pero, en lo referente a la verdad histórica general, no resulta ni más ni menos apropiado que las numerosas crónicas occidentales sobre Hitler y la guerra que pretenden que la Unión Soviética fue un complemento del esfuerzo bélico en vez de un elemento fundamental.

EL INFORME HITLER es un recordatorio oportuno de que el centro de la terrible transformación que la crisis europea obró en el siglo XX fue la pugna entre dos tiranos extraordinarios y entre los dos sistemas que encabezaban.

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW/ Rondero’s Medios