Ya existe teoría conspirativa para el final de “Los Simpson”

LOS ÁNGELES.- Ante las clásicas especulaciones de fans y seguidores de LOS SIMPSON, con 33 años de existencia, una vez más surgen las teorías de quienes han visto su serie favorita desde el inicio, y han vaticinado cuál sería el posible final: la muerte de un personaje en específico.

Las versiones se inclinan hacia la única manera en que podría terminar la serie, esto es con la muerte de Homero Simpson, pues a lo largo de todas las temporadas, la mayoría de los episodios y los eventos ocurren gracias a las acciones de Homero y giran a su alrededor.

Dicha teoría trata de explicar la repentina y drástica disminución en la calidad de los guiones de LOS SIMPSON.

Pero, ¿realmente este final con la muerte de Homero sería viable para poder ser llevado a la serie? Homero Simpson por sí solo es una personaje que vende millones de productos, siendo una imagen multimillonaria que, de morir a cuadro, podría alejar a todos quienes amaron alguna vez a la serie, mucho más de lo que ya se han alejado.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

¿Normalidad o anormalidad?

El show business en general y la telera nuestra de cada día en particular bien saben que el lema “renovarse o morir” adquiere más relevancia que nunca. Además de los protocolos, filtros sanitarios, distanciamiento y medidas cautelares para evitar los “rebrotes” en un México que ni siquiera ha controlado la propagación del Covid-19 y menos aún tiene un mínimo de certeza de si la curva es plana, achatada o cóncava, la industria del entretenimiento no puede esperar.

Televisión, teatro, cine, música, masivos, museos, presentaciones, conferencias de prensa, shows, se alistan a una de las mayores crisis y retos por enfrentar. Productores, directores, guionistas, crews, logística, equipos de producción, maquillistas, peinadores, staff, camarógrafos, directores de escena y de locación, asistentes, personal de seguridad, escenógrafos, ambientadores, no deberán dar nada por sentado. La previsión y prospectiva de escenarios, a saber el catastrófico, el neutral y el ideal, será la clave para reactivar el vital entretenimiento. Que si no puede haber besos –sean de mejilla, boca, lengua o apasionados- arrumacos, escenas de cama y regadera, luchas cuerpo a cuerpo, numerosos actores y actrices en escenas tanto en foro como en locación, la nueva normalidad no debe volverse ante el espectador reflejo de una nueva anormalidad, sino del momento real de un mundo que ya no es ni será el mismo. Ver para creer. Telévoros: ¡Uníos!

Por Roberto Rondero

TELÉVORO / TV&SHOW