“El Cielo y el Infierno” de “Tres Mujeres”

Desamor, envidia, frustración, machismo, agresión sexual, TRES MUJERES rompió de tajo con el melodrama de las candorosas y soñadoras protagonistas, que durante más de seis décadas inundaron los guiones de las numerosas producciones, lo que se revalora en EL CIELO Y EL INFIERNO (tlnovelas, hoy domingo, a la media noche, retransmisión, entre ángeles y demonios.

maxresdefault.jpg

El debut como productor de Roberto Hernández, con la dirección de escena de Raúl Araiza, contó con las actuaciones de Norma Herrera, Karime Lozano y Erika Buenfil, además de Alexis Ayala, Jorge Salinas, Patricio Castillo, Armando Araiza, Alejandro Camacho, Sergio Sendel, Pedro Armendáriz Jr., contempla la vida de Fátima, Bárbara y Greta, tres mujeres que se debaten entre dos amores, entre el qué dirána la sociedad y el deseo de tener a su lado al hombre amado. Cada una a sus estilo irán encontrando el cambino hacia su felicidad… Habrá quien lo logre y habrá quien se quede en el camino.

Programa de crítica periodística, EL CIELO Y EL INFIERNO cuenta con la opinión de experimentados periodistas de espectáculos, como Jesús Gallegos, Roberto Rondero, Gil Barrera, Matilde Obregón, Alfredo Gudinni, Fabián Lavalle, Dioni González, Alejandro Zúñiga, y la participación especial de la actriz Carmen Salinas.

La producción general está a cargo de Luis Luisillos, la producción ejecutiva de Alfredo Zamudio, con la producción asociada de Carolina Rangel y en la dirección de contenidos, Daniel Lares Muñoz.

BIBLIOTECA TRES MUJERES.jpg

¿Y tú de qué lado estás? Ver para creer. Telévoros: ¡Uníos!

TV&SHOW/ RONDERO’S MEDIOS

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

“En esta vida contar con un coach en desarrollo humano, es clave”: Alejandro Bon

Gloria Trevi y Mónica Naranjo unen voces en el estreno del sencillo “Grande”

“The Wall”, el disco que pasó a la historia del rock, a 40 años de su lanzamiento

Con Letra Grande: “SE LLAMABA ELENA ARIZMENDI”, la biografía

De las numerosas mujeres mexicanas olvidadas por la historia oficial, figura ELENA ARIZMENDI (Editorial Tusquets, 259 páginas, Biblioteca Fernando Díez Urdanivia, Escuela de Periodismo Carlos Septién García, Gabriela Cano), cuya recopilación en esta edición especial Centenarios, rescata la memoria de una pionera del feminismo hispanoamericano y fundadora de importantes instituciones de enfermería durante la Revolución mexicana, además de ser la musa y amante en la vida real de José Vasconcelos.

ElenaArizmendi-LosMadero2.jpg

Ficcionada como ‘Adriana’ por la pluma y los altibajos emocionales y pasionales de Vasconcelos, quien fuera candidato a la presidencia de México y uno de los pilares intelectuales del siglo XX, ELENA ARIZMENDI (1884-1949), al fin se le hizo justicia entre la misoginia de nuestra historia y el olvido de la literatura, en síntesis una reparación histórica.

Protagonista de una pasión extramatrimonial, que llega a todos los extremos imaginables, en Las Memorias de José Vasconcelos, refiere la autora Gabriela Cano, editadas en cuatro volúmenes (Ulises criollo, La tormenta, El desastre y El proconsulado), entre 1935 y 1939, se dedican algunas de sus mejores páginas a la intensa relación pasional que el protagonista, el propio José Vasconcelos , vivió con Adriana, cuyo nombre en la vida real era ELENA ARIZMENDI.

Elena_Arizmendi_ca_1916.png

“La relación amorosa entre Vasconcelos y Adriana -refiere la autora- comienza a desenvolverse en el volumen inicial de estas memorias, Ulises criollo, que abarca desde la niñez del protagonista hasta el inicio de la Revolución mexicana, cuando Vasconcelos y Adriana (Arizmendi) se conocen y comienzan un apasionado idilio extramatrimonial.

La historia amorosa adquiere mayor vehemencia en el siguiente volumen, La tormenta, que alude tanto a la tormenta revolucionaria de la que Vasconcelos fue protagonista, como la tormenta interior que le significó la relación pasional con Arizmendi y la inevitable ruptura ocurrida hacia 1916.

Fundadora de la Cruz Blanca, gestora, escritora feminista, amiga cercana del presidente Francisco I. Madero y su esposa Sara, acusada de ser una transgresora de los límites del decoro convencional mexicano, ELENA ARIZMENDI ocupa por méritos propios un sitio preponderante en la identidad histórica de México.

c4c65aba24.jpg

ESCRITORA GABRIELA CANO

CON LETRA GRANDE

Por Roberto Rondero

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

Harvey Weinstein es juzgado culpable de violación: de 5 a 25 años de prisión

Empire State Building cobra nueva vida

AUTOENGAÑO

Marion Reimers rompe la sequía de las mujeres en la crónica de futbol

Desde inicios de la telera nuestra de cada día, de eso siete décadas, el futbol, el deporte de las mayorías, se mantuvo exclusivo de los hombres: locutores, reporteros, productores, realizadores, ya no se diga comentaristas y cronistas.

La telera futbolera ha sido tan sexista que solo cuando existió el futbol femenino se le dio cabida a mujeres. Hasta este día una mujer, MARION REIMERS, de FOX SPORTS, se gana a pulso narrar por vez primera una final de la CHAMPIONS LEAGUE, también cmo hispanoparlante hoy desde Madrid, entre Tottenham y Liverpool desde el Estadio Metropolitano, casa del Atlético de Madrid.

download.jpg

REIMERS ha hecho carrera en el periodismo deportivo, ha debido sortear numerosos obstáculos y machismos castrados de sus propios compañeros de transmisiones y programas. “¿Por qué no había sucedido antes?”, ha declarado Marion en un país sexista y en lo futbolísitico tremendamente machista.

marion siet_02082016.jpg

De ahora en adelante, la televisora que no sea incluyente, deberá pasar al siguiente zapping que les apliquen los telévoros.

images.jpg

Por Roberto Rondero

TV&SHOW / Rondero’s Medios

Otras notas que te pueden interesar:

En junio son los ojos de Graciela Iturbide

Las Clinton, madre e hija, crean productora de cine y tv para mujeres

Se soltó de la lengua Gene Simmons: “Kiss es más importante que el Papa”

El machismo y sexismo no es privado del reggaetón

MIAMI.-La gran popularidad del reggaetón entre los jóvenes ha puesto en el punto de mira las letras de sus canciones y el machismo que algunas transmiten, pero esta tendencia no es exclusiva de este género. Más allá de Despacito o del polémico Maluma, el pop y el rock tampoco se libran del sexismo.
GUETTA.jpg
Y tampoco las mujeres cantantes están exentas de caer en este machismo musical imperante: polémica fue Hey Mama, del DJ David Guetta que canta la trinitense Nicki Minaj, cuya letra en castellano dice: “Sí, yo hago la comida; sí, yo limpio” o “Sí, tú eres el jefe y sí, y yo lo respeto”.
Porque el machismo o el control de los hombres sobre las mujeres está extendido en la música, en una sociedad que, en el caso de la española, por ejemplo, el 33 por ciento de jóvenes de entre 15 y 29 años considera inevitable o aceptable en algunas circunstancias “controlar” a su pareja, según datos del informe “Percepción de la violencia de género en la adolescencia y la juventud”, de 2015.
En la actualidad, el foco recae con especial atención en el reggaetón que los adolescentes escuchan a todo momento con letras como Bonita, del colombiano J Balvin: “Y esto no para hasta que estés sin conciencia / hay que perder la paciencia y que sueltes las piernas”.
También muy popular es el rap, otra variedad musical que, al igual que los ritmos latinos, recoge machismos.
En España, el rapero Costa rima en la canción Labios tatuados: “La pego y la araño, en el club o el baño / no voy a dejar de darte hasta que te haga daño”.
En enero de 2016, colectivos feministas lograron la cancelación de uno de sus conciertos en Ciudad Real (centro) porque sus letras “dañan la dignidad de las mujeres por su alto contenido violento”, según sostenía un grupo feminista.
Además, la Asamblea Feminismos alertaba de que existe “un grave problema” mientras personas “como estas hagan este tipo de agresiones verbales camuflándolas en el arte de rapear o cantar”.
Pero tampoco hay que remontarse al pasado año para encontrar en esta corriente musical actitudes machistas que, en algunos casos, se erradican con la cancelación de espectáculos también a iniciativa de instituciones públicas.
Ya en el plano internacional, el mundialmente conocido Eminem también continúa en esta tendencia sexista rapeando en la canción Vegas: “Puta, tienes que salir corriendo / e ir a buscar a tus fresquitas amigas” u otros versos como: “Y hacerme el desayuno, perra, eso es un requisito previo”.
Más cercana al pop fue Blurred Lines, una de las canciones del verano de 2013, interpretada por Robin Thicke y Pharrell, que causó una gran polémica por su letra “Yo sé que lo quieres”, en inglés I know you want it.
La frase fue criticada como una apología a la violación al insinuar que la percepción del hombre prima sobre el consentimiento de la mujer. El videoclip del tema también se llevó reproches, ya que en él los intérpretes aparecen rodeados de mujeres que están vestidas únicamente con la parte inferior de su ropa interior.
Juan Aguirre, componente del dúo Amaral, pone desde hace tiempo el foco en el machismo no sólo de las letras, sino de la industria musical en sí, según señaló.
“El mundo del rock es muy machista, lo he descubierto trabajando junto a una mujer. Cuando se habla de Pereza o Estopa, nadie piensa que uno es el genio y el otro el que tiene la voz, y con nosotros pasaba”, lamentaba el guitarrista en una entrevista.
Aunque no todo lo que reluce en la música es sexismo, ésta también puede usarse como un alegato feminista que busca la igualdad. Es el caso del gran éxito Ain’t your mama, canción escrita por Meghan Trainor e interpretada por Jennifer López, que denuncia los estereotipos de género en la sociedad.
Actualidad_141998701_10375597_1706x1706.jpg
La artista estadounidense de origen puertorriqueño, conocida como JLo, entona: “No voy a cocinarte todo el día, no soy tu madre, no lavaré tu ropa, no soy tu madre…¿Cuándo te harás cargo de tus cosas?”.
CON INFORMACIÓN DE ANSA
TV&SHOW / Rondero’s medios

QUERIDA IJEAWELE, CARTA ABIERTA DE CÓMO EDUCAR EN EL FEMINISMO

¡Cuánta falta hace en un mundo convulsionado y dividido por prejuicios raciales y de la igualdad de sexos una carta como la que la escritora nigeriana Chimamanda Ngoze Adichie dedica a la hija de una buena amiga en QUERIDA IJEAWELE (Editorial Random House, 90 páginas).

Esta emotiva carta a una joven madre reivindica en quince consejos la formación de nuestros hijos en la igualdad y el respeto, el amor por los orígenes y la cultura, una invitación abierta a rechazar estereotipos y a luchar por una sociedad más justa.

QUERIDA IJEAWELE. CÓMO EDUCAR EN EL FEMINISMO, es una emotiva carta que le escribe Chimamanda a una amiga que le preguntó cómo criar a su hija para que fuera feminista. La carta consiste en 15 sugerencias que hablan sobre igualdad, respeto y amor. Aquí, algunas de ellas:

CUARTA SUGERENCIA

“Cuidado con el peligro de lo que yo llamo Feminismo Light. Es la idea de la igualdad femenina condicional. Recházala de plano, por favor. Es una idea vacua, fallida y tranquilizadora. Ser feminista es como estar embarazada. Lo estás o no lo estás. O crees en la plena igualdad entre hombres y mujeres o no.
El Feminismo Light emplea analogías como ‘Él es la cabeza y tú el cuello’. O ‘Él conduce, pero tú viajas en el asiento delantero’. Aún más preocupante, dentro del Feminismo Light, es la idea de que los hombres son superiores por naturaleza pero ‘deben tratar bien’ a las mujeres. No. No. No. El bienestar de una mujer debe basarse en algo más que la benevolencia masculina.

El Feminismo Light recurre al lenguaje de la ‘permisión’. Theresa May es la primera ministra británica y un diario progresista de su país describía así a su marido: ‘Philip May es conocido en la política por ser un hombre que ha dado un paso atrás para permitir que sea su mujer, Theresa, quien brille’.
Permitir.
Démosle la vuelta. Theresa May ha permitido brillar a su marido. ¿Tiene sentido? Si Philip May fuera primer ministro quizá oiríamos que su esposa le ha ‘apoyado’ desde un segundo plano o que está ‘detrás de él’ o ‘a su lado’, pero jamás que le ha ‘permitido’ brillar.
‘Permitir’ es una palabra preocupante. ‘Permitir’ habla del poder. A menudo escucharás a miembros del capítulo nigeriano del Feminismo Light decir: ‘Dejad que la mujer haga lo que le plazca siempre y cuando su marido se lo permita’.”

 SÉPTIMA SUGERENCIA

“Jamás hables del matrimonio como un logro. Encuentra maneras de aclararle que el matrimonio no es un logro ni algo a lo que deba aspirar. Un matrimonio puede ser feliz o desgraciado, pero no un logro.
Condicionamos a las niñas para que aspiren al matrimonio y no a los niños y, por tanto, ya desde el principio existe un desequilibrio terrible. Los niños se convertirán en hombres a los que no les angustia el matrimonio. Las mujeres se casarán con esos hombres. Automáticamente la relación será desigual porque la institución le importa más a una parte que a la otra. ¿Es de extrañar entonces que, en muchos matrimonios, las mujeres sacrifiquen más, en detrimento de sí mismas, porque han mantenido un intercambio constantemente desigual? Una consecuencia de este desequilibrio es el manido y conocido fenómeno de dos mujeres peleándose por un hombre mientras él permanece en silencio.
Cuando Hillary Clinton se presentó a presidenta de Estados Unidos, el primer descriptor de su cuenta de Twitter era ‘esposa’. Todavía lo es. El primer descriptor de su marido, Bill Clinton, en su cuenta de Twitter era ‘fundador’, no ‘esposo’. (Razón por la que siento un afecto irracional por los escasos hombres que empiezan describiéndose como ‘esposo’.) De un modo extraño, no resulta peculiar que Hillary Clinton se describa así mientras que él no se describe como marido. Parece normal porque es muy habitual; nuestro mundo todavía valora por encima de cualquier otro aspecto el rol marital y maternal de la mujer.”

DÉCIMA SUGERENCIA

“Fíjate en cómo tratáis el tema de la apariencia. Anímala a practicar deporte. Enséñale a ser activa físicamente. Pasead juntas. Nadad, Corred. Jugad al tenis. Al fútbol. Al ping-pong. A toda clase de deportes. A cualquier deporte. Lo considero importante no solo por los beneficios obvios para la salud, sino porque puede ayudar con las inseguridades relativas a la imagen corporal que el mundo arroja contra las mujeres. Permítele descubrir la valía de ser activa. Los estudios indican que las chicas suelen dejar de practicar deporte en la pubertad. No me sorprende. Los pechos y los complejos pueden interferir con el deporte: yo dejé de jugar fútbol americano cuando me crecieron los pechos porque lo único que quería hacer era ocultar su existencia y correr y placar no me lo ponían fácil. Trata, por favor, de que a ella no le pase lo mismo.
Si le gusta el maquillaje, deja que se maquille. Si le gusta la moda, deja que se arregle. Pero si no le gusta ni una cosa ni la otra, déjala tranquila. No creas que criar una feminista consiste en obligarla a rechazar la feminidad. Feminismo y feminidad no se excluyen mutuamente. Es misógino sugerir lo contrario. Por desgracia, las mujeres han aprendido a avergonzarse y disculparse de los intereses que tradicionalmente se consideran femeninos, tales como la moda y el maquillaje. Pero nuestra sociedad no espera que los hombres se avergüencen de los intereses que tradicionalmente se consideran masculinos: los coches deportivos, ciertos deportes profesionales.”

DE LA AUTORA:
CHIMAMANDA NGOZI ADICHIE vive entre Estados Unidos y su país natal, Nigeria. Ha escrito cuatro novelas que la han convertido en una de las voces más emblemáticas del actual panorama literario africano.Todos deberíamos ser feministas es la aclamada charla TED que dio en 2013 y que la autora ha adaptado para su publicación. En Literatura Random House se ha publicado su novela Americanah.