La ciberdelincuencia a la alza con el señuelo del Covid-19

Desde el inicio de la emergencia sanitaria, la ciberdelincuencia ha utilizado de señuelo a la pandemia por COVID-19, mediante la creación de sitios web y correos electrónicos falsos y el diseño de programas informáticos malignos (malware), para atacar a instituciones, empresas y ciudadanos, motivo por el cual es necesario priorizar el tema de la ciberseguridad para evitar la consumación de delitos que ocasionan pérdidas millonarias, aseguró el especialista del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Eleazar Aguirre Anaya.

El Jefe del Laboratorio en Ciberseguridad del Centro de Investigación en Computación (CIC) enfatizó que la delincuencia organizada en los diferentes países o regiones del mundo, se ha aprovechado del contexto internacional marcado por la pandemia. “Por ello a los gobiernos les urge realizar recomendaciones dirigidas a sus poblaciones, para combatir otra pandemia que surgió, pero en el campo digital por los ciberdelitos”.

Informó que de acuerdo con reportes de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), en la que colaboran 194 países, se han incrementado los nombres de dominio en el ciberespacio a nivel mundial registrados con la palabra clave “COVID”, para aprovecharse de un número creciente de personas que buscan información sobre la pandemia. “En la actualidad la mayoría de las personas están atentas a temas de salud y la delincuencia también elabora estrategias para atraer su atención e implementar acciones de ataque, a fin de obtener un beneficio financiero. Las palabras más utilizadas por la delincuencia son: COVID, salud, síntomas, vacunas y medicamentos”.    

Manifestó que el principal problema de la ciberseguridad es que la mayor parte de las personas no están conscientes de que es necesaria una educación digital. “Muchos padres facilitan a sus hijos tecnología como teléfonos celulares o tabletas y ellos no cuentan con el criterio o conocimientos para identificar sitios de internet y correos electrónicos falsos o aplicaciones dedicadas a espiar. Esto se puede concebir como una utilización irresponsable de la tecnología”.

Los virus biológicos que encontramos en el medio ambiente, indicó, se equiparan a los virus o malware que se propagan por el ciberespacio. “Hay muchas organizaciones que se dedican a identificar estos virus y malware para contrarrestarlos, mitigarlos y ofrecer soluciones. Así como se transmite el virus de SARS-CoV-2 en el campo biológico, los virus o el malware que se encuentran en dispositivos digitales, también tienen la capacidad de replicarse e infectar a otros dispositivos”.

Finalmente, Aguirre Anaya señaló que al igual que en la pandemia por COVID-19 se exhorta a la población a tomar medidas preventivas para cuidar su salud, en el caso de la pandemia digital por ciberdelitos también es vital que las instituciones, organismos y ciudadanos se preparen para tener mayor capacidad de resiliencia y afrontar a la ciberdelincuencia. “Se requiere de una gran cantidad de especialistas en ciberseguridad que cuiden los activos que dan valor a las empresas y organizaciones. El Politécnico es pionero en la formación de este perfil de expertos”.

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Dona Modular Robotics 125 robots Cubelets a la ESCOM del IPN

La Escuela Superior de Cómputo (ESCOM), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), recibió por parte de la empresa estadounidense Modular Roboticsuna donación de 125 robots Cubelets, que serán utilizados para impulsar proyectos científicos que permitirán fortalecer el conocimiento en diversas áreas de la robótica.

Luego de conocer el desarrollo politécnico de la primera máquina de Turing hecha con Cubelets, Eric Schweikardt dueño de Modular Robotics e inventor de estos robots, decidió hacer la donación para realizar proyectos con la misma originalidad de ciencia básica en el ámbito de sistemas complejos, fractales, de caos, así como de vida artificial, robótica y ciencias de la computación.

El Jefe del Laboratorio de Vida Artificial y Robótica de la ESCOM, Genaro Juárez Martínez, precisó que el donativo consistió en 125 autómatas divididos en cinco versiones: medidores de distancia, parlantes, giratorios, de energía y desplazamiento. “En lo individual, estos robots no son capaces de ejecutar acciones complicadas, pero tienen la facilidad de agruparse entre ellos para lograr en lo colectivo un objetivo”, explicó el investigador politécnico.

ROBOTS CUBELET DONADOR AL IPN (2).jpg

El especialista destacó que su funcionamiento se asemeja a una comunidad de individuos. “Uno solo generalmente no puede resolver varias cosas, pero al agruparse, adaptarse y auto-organizarse logran hacer tareas complejas”, acotó.

Los robots Cubelets son un ejemplo perfecto de la llamada robótica modular, es decir, que a partir de elementos básicos se pueden construir robots más grandes y complejos con diferentes propósitos. “Pero además se pueden desarmar y construir nuevos, con la concatenación de los mismos, a través de sus caras magnéticas”, refirió el experto en vida artificial.

GERARDO JUÁREZ MARTÍNEZ, INVESTIGADOR DE LA ESCOM.jpg

Con ese mismo esquema, una comunidad de robots Cubelets pueden conformar diferentes prototipos que posteriormente puedan ser proyectados en beneficio de la sociedad para solucionar diversas tareas.

Los robots Cubelets donados al IPN serán utilizados en colaboraciones multidisciplinarias en las que participan investigadores de México y del Reino Unido. Cabe señalar que en el Laboratorio de Vida Artificial y Robótica del Politécnico participan los profesores de la ESCOM, Miguel Ángel Maldonado Muñoz y Adriana de la Paz Sánchez Moreno, además del académico de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería, campus Hidalgo (UPIIH), Luz Noé Oliva Moreno y el investigador Andrew Adamatzky, de la Universidad del Oeste de Inglaterra, entre otros.

ROBOTS CUBELET DONADOR AL IPN (3).jpg

TV&SHOW / Rondero’s Medios

Otras notas que te pueden interesar:

Eros Ramazzotti cancela gira para operarse de la cuerdas vocales.

Morricone se despide del público español

CON LETRA GRANDE: EL ARTE DE NO AMARGARSE LA VIDA