SE PROMOCIONA BCS EN SEATRADE CRUISE GLOBAL 2019

“El importante desarrollo turístico que Baja California Sur está teniendo, nos permite expandir nuestra oferta hacia otros segmentos a nivel internacional”, aseguró el secretario de Turismo, Economía y Sustentabilidad (SETUES), Luis Humberto Araiza López, al asistir a la 35 edición del Seatrade Cruise Global 2019, que se celebra en Miami, Florida y es organizado por la Cruise Line International Association (CLIA) y la Florida Caribbean Cruise Association (FCCA).

El funcionario detalló que este evento, al que acudió acompañado del director de Administración Portuaria Integral (API) José López Soto, es considerado el más importante de la industria mundial de cruceros, ya que asisten cerca de 11 mil participantes, 700 empresas expositoras de 110 países y más de 300 medios de comunicación de los cinco continentes vinculados directamente con ese sector.

De ahí la relevancia de que la entidad se promocione en este marco, pues dijo, es un espacio de oportunidad para establecer alianzas comerciales para que más empresas navieras consideren a los puertos sudcalifornianos en sus rutas y ello redunde en la llegada de más cruceristas.

En ese sentido, comentó que mantendrán diferentes encuentros con destacados operadores de cruceros a quienes se dará a conocer las ventajas y bondades de todos los puertos de BCS como plataforma turística, destacando las bellezas naturales que posee el Estado, así como sus servicios de calidad.

Luis Araiza agregó que Baja California Sur se ha convertido en una de las entidades de la República Mexicana que más puertos aporta para la llegada de cruceros, lo que da muestra de su potencial en este rubro y lo consolida como un destino de clase mundial.

“Somos sin lugar a dudas el mejor destino de sol y playa de todo México, razón por la que seguiremos promoviendo a nuestro estado en los mercados globales para que más visitantes arriben vía marítima y que ello se refleje en mayor desarrollo económico y social para nuestra gente”, finalizó Araiza López.

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

MICKEY MOUSE 90 AÑOS, SHOWS EN NUEVA YORK Y FIESTA EN PARQUES DE DISNEY EN EL MUNDO

Top Gun tendrá secuela

Nicole Kidman celebra sus 50 como si tuviera 21 años

Titanic, la tragedia y las cenas de lujo

NUEVA YORK.- A 107 años del hundimiento del Titanic, un nuevo libro escrito por la experta en gastronomía Veronica Hinke, revela las características y secretos de la lujosa y excéntrica cocina del trasatlántico que nunca llegó al puerto de Nueva York, como tenía previsto.
“The Last Night on the Titanic: Unsinkable Drinking, Dining and Style” (“La última noche en el Titanic: bebida, cena y estilo insumergibles”) subraya que la nave de cuatro manzanas de largo y alta como un edificio de 11 pisos, era un verdadero hotel de lujo tanto en sus detalles arquitectónicos como en su servicio de comidas y bebidas.

El barco que había zarpado desde el puerto de Southampton, Inglaterra, estaba equipado con cinco cocinas que empleaban a 60 cocineros y asistentes, los cuales preparaban una cocina apta para las mejores mesas de Europa y Nueva York. Las bodegas del barco llevaba cientos de ostras y cajones de verduras de temporada, así como animales de caza de los más excéntricos.
“Muchas personas estaban fascinadas e intrigadas por conocer la comida de a bordo”, explicó Hinke a The Post. “Esto nos da una idea de cómo eran las vidas de estas personas”, añadió.

De las 2.224 personas a bordo del Titanic, se estima que 1.516 murieron cuando se hundió en la madrugada del 15 de abril de 1912. Gran parte de lo que se sabía hasta ahora sobre la comida que se servía a bordo proviene de los menús guardados en los bolsillos de los sobrevivientes.

thumbnail.jpg

Uno de los casos mencionados en el libro es el de Irwin Flynn, quien estaba cenando en Primera Clase la noche en que el barco impactó contra el iceberg. Flynn pidió a sus compañeros de mesa que firmaran su menú y luego se lo guardó en el bolsillo del abrigo, porque no entraba en su esmoquin.

Cuando el casco del barco fue perforado a las 23:40 el 14 de abril por un iceberg, Flynn estaba en su cama recostado. Agarró su abrigo y un chaleco salvavidas, se dirigió a la cubierta y subió a un bote salvavidas, del cual finalmente fue rescatado.

 

titanic.jpg
Ese menú, una verdadera pieza de colección, revela un banquete opulento: un espectáculo de 10 platos, revela el libro.
La cena comenzó con aperitivos, incluyendo ostras, y luego consomé Olga, un caldo de ternera con vino y verduras. La lista de platillos continuó sin parar durante toda la velada: salmón con salsa de mousseline y pepinos; y luego la opción de elegir entre filet mignon con foie gras y trufas o pollo Lyonnaise, una preparación francesa que probablemente significaba carne salteada en una salsa de vinagre de vino tinto.

Más tarde los comensales podían elegir entre cordero con salsa de menta, o pato asado.
Después de un rápido limpiador del paladar de ponche Romaine (licuado alcohólico hecho con ron, claras de huevo, jugo de limón y Champagne sobre hielo picado), llegó la hora de la recta final. Los cursos del séptimo al décimo consistieron en palitos asados, espárragos fríos, foie gras y una selección de postres, incluido el helado.

Otro menú fue rescatado. El mismo, correspondiente a un almuerzo del 14 de abril, estaba en el bolso de Ruth Dodge, quien viajaba con su esposo, Washington, y su hijo de 4 años. La familia volvía a Estados Unidos desde París.

Cuando el barco comenzó a hundirse, Ruth y el niño llegaron a uno de los primeros botes salvavidas. El menú de Ruth muestra que los comensales estaban disfrutando de cockie leekie, una sopa a base de ave con yemas de huevo y ciruelas. También había puré y papas fritas, chuletas de cordero a la parrilla y carne en conserva.

Más allá de eso, los comensales podían comer un buffet que incluía gambas, carne asada y arenques ahumados.

Los que viajaban en tercera clase tampoco comían tan mal.
Tomaron sus comidas en uno de los dos comedores de la cubierta intermedia con una capacidad conjunta de 473 personas.  “Incluso en la dirección de la nave, la comida era mucho mejor de lo que habría sido en otros barcos”, continuó Hinke.
“La comida más grande del día era a la hora del almuerzo, y por lo general era una salsa marrón y carne”, apuntó la estudiosa.

INFORMACIÓN ANSA

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

Beck, siete veces ganador del Grammy, estrena su álbum 14: “Hyperspace”

History en alianza con AEXA

Katy Perry y Orlando Bloom no se ponen de acuerdo para su pròxima boda