Extremar precauciones diabéticos y obesos a respuesta inmune Covid-19

Las personas con diabetes y obesidad corren mayor riesgo de enfermarse gravemente si se infectan con el virus SARS-CoV-2, debido a que ambas afecciones producen inflamación crónica que compromete la correcta regulación de la respuesta inmune y exacerba la gravedad de la enfermedad, además de prolongar el periodo de recuperación, advirtió la científica del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Isabel Salazar Sánchez, quien exhortó a quienes padecen esas enfermedades a extremar precauciones.

La experta en virología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) precisó que el sistema inmunológico de quienes padecen diabetes y obesidad presenta una alteración y por ende se afectan sus mecanismos de defensa. Apuntó que además de los niveles de marcadores de inflamación como Interlecucina- 6 e IL-1beta, los pacientes con síndrome metabólico y diabetes presentan plaquetas altamente sensibles a la activación o en activación constante, lo cual sugiere problemas adicionales de coagulación en ellos en comparación con una persona clínicamente sana, por lo que al enfermar de COVID-19 alcanzan mayor índice de inflamación y pueden presentar complicaciones trombóticas en menor tiempo.

Destacó que el daño que causa el coronavirus SARS-CoV-2 en diferentes órganos, está relacionado con la activación del endotelio (superficie interna) de los vasos capilares; “esa activación constante generada por la inflamación parece favorecer la formación de trombos (coágulos sanguíneos)”, apuntó.

La doctora Salazar Sánchez explicó que cuando el organismo identifica daño en los vasos capilares se liberan ciertas sustancias, una de ellas es el factor de von Willebrand (glucoproteína que ayuda a la coagulación sanguínea), lo cual es una señal para que las plaquetas lleguen al sitio a reparar el daño. “El problema es que debido al alto índice de inflamación esto se hace extensivo y se forman pequeños trombos dentro de los capilares, tales estructuras se hacen tan extensas que obstruyen la circulación de la sangre”, puntualizó.

Detalló que, entre otros eventos, debido a la presencia de coágulos en la sangre se elevan los dímeros-D, que son productos de degradación de la fibrina (proteína que favorece la coagulación al actuar como conector entre las plaquetas que reparan el daño de los vasos capilares).

La investigadora politécnica recomendó realizar en pacientes graves el test de dímero-D para detectar si sufren trombosis venosa profunda (TVP) y/o embolia pulmonar (EP), ya que la elevación del nivel de dímeros-D indica la formación extensa de trombos, en un proceso desregulado de coagulación en que son degradados por la plasmina (enzima principal para la disolución de coágulos de sangre que se forman a partir de la acumulación de fibrina).

Refirió que el daño de los vasos sanguíneos y la trombosis se deben a una hiperestimulación de la respuesta inmune, lo cual produce una inflamación excesiva generada por las citocinas (moléculas producidas por las células, particularmente del sistema inmune, las cuales regulan las respuestas inmunitarias), “por ello, cuando éstas incrementan dan lugar a una inflamación excesiva que puede continuar actuando incluso cuando el virus ya no está presente en el organismo, así la gravedad del paciente se incrementa por esta respuesta inmune extrema”, apuntó.

Subrayó que además de ser pulmonar, en los casos más graves la trombosis también puede presentarse a nivel sistémico (en todo el organismo), lo cual tiene un alto grado de letalidad. Ante esta situación la doctora Salazar indicó que los altos índices de obesidad y diabetes que se registran en el país hacen más vulnerable a la población, por lo que se deben aplicar con mayor énfasis las medidas de resguardo en casa y sana distancia para disminuir el impacto en estos grupos de riesgo.

Además, hizo un llamado a quienes presenten resequedad en la boca, sed y hambre excesiva, así como deseos frecuentes de orinar, para realizarse un estudio de laboratorio que determine su índice de glucosa en la sangre, ya que existe un importante número de personas que padecen diabetes y lo ignoran, lo cual las pone en alto riesgo de complicaciones graves ante el COVID-19 y de otro tipo.

Como sociedad, concluyó, deseamos resultados inmediatos, pero debemos comprender que esta pandemia es de largo plazo, por ello, hasta que no se encuentre un tratamiento efectivo o vacuna para contrarrestar el coronavirus SARS-CoV-2, se deben extremar las medidas de prevención para reducir su impacto en ésta y futuras oleadas de la infección.

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Elabora IPN harina de camote para diabéticos e intolerantes al gluten

Estudiantes de la Licenciatura en Nutrición del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon una harina de camote, chía y arándanos, la cual posee alto contenido de vitaminas, minerales, fibra, Omega 3 y antioxidantes y puede emplearse para elaborar productos de panificación que incidan en la salud de personas intolerantes al gluten (celiacas) y diabéticas, quienes tienen muchas restricciones en su dieta.

Los creadores de la harina, Tania Yatziry Morales Flores, Mariela Flores Cruz, Martha Leticia Calixto Mosqueda y Adrián Olvera Campos, destacaron que ésta además es benéfica para personas con obesidad y sobrepeso y dislipidemias (con alto nivel de colesterol en la sangre) e incluso para mujeres embarazadas.

ELABORA IPN HARINA DE CAMOTE PARA PERSONAS DIABÉTICAS E INTOLERANTES AL GLÚTEN (3).jpg

Los estudiantes del Centro Interdisciplinario de la Salud (CICS), Unidad Milpa Alta, detallaron que una característica importante del camote es que contiene grandes cantidades de fibra, carbohidratos y almidón, además de que posee bajo índice glucémico, es decir, que libera lentamente el azúcar glucosa en el torrente sanguíneo y ayuda a estabilizar los niveles de glucosa en las personas diabéticas, además de ser rico en vitamina B6.

La chía es una importante fuente de Omega 3, fibra, aminoácidos como ácido glutámico, arginina, leucina, valina, serina y felinalanina (componentes esenciales de las proteínas), así como flavonoides (antioxidantes). Los arándanos aportan fibra al producto, antioxidantes e inhiben la formación de colesterol malo o LDL.

ELABORA IPN HARINA DE CAMOTE PARA PERSONAS DIABÉTICAS E INTOLERANTES AL GLÚTEN (2).jpg

La harina, que también posee una importante cantidad de calcio, fósforo, magnesio y potasio, además de vitaminas A y C, por ahora fue empleada para elaborar hotcakes en las plantas piloto del CICS Milpa Alta, pero los jóvenes politécnicos mencionaron que uno de sus propósitos es introducir la harina en el mercado, y diversificar su uso en la producción de galletas panqués y pasteles, entre otros productos de panificación.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, 0.5 por ciento de la población mexicana es intolerante al gluten, por lo que este producto, representará una oportunidad para ofrecer mayores alternativas nutricionales a personas con regímenes especiales.

ELABORA IPN HARINA DE CAMOTE PARA PERSONAS DIABÉTICAS E INTOLERANTES AL GLÚTEN (1).jpg

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Otras notas que te pueden interesar:

CON LETRA GRANDE: “EL PRIMER HOMBRE”, INSPIRADOR BESTSELLER

Televisa vende Radiópolis a los Alemán

Construyen prototipo de bicicleta pegable estudiantes IPN

Crea IPN parche dérmico para revertir índice de amputaciones por pie diabético

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) creó un parche dérmico, único a nivel mundial, el cual ayudará a revertir el índice de amputaciones asociadas al pie diabético, complicación grave de la Diabetes Mellitus (segunda causa de muerte en México), el cual es capaz de acelerar la cicatrización de heridas y úlceras provocadas por la afección, además de eliminar infecciones producidas por bacterias resistentes a los antibióticos que dificultan la acción de los tratamientos.

De acuerdo con cifras aportadas por instituciones de salud, educativas y asociaciones civiles, en el marco del evento “Alianza por el Pie Diabético”, organizado recientemente por la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, en México existen 100 mil personas que sufrieron una amputación en alguna de sus extremidades inferiores a causa de la Diabetes.

Ante esta situación, la aportación de la científica del Centro de Biotecnología Genómica (CBG), Christian Mariel Sáenz Santos, representa una alternativa factible para atender este problema de salud que ha registrado un incremento constante e implica una inversión creciente para las instituciones de salud pública.

CHRISTIAN MARIEL SÁENZ SANTOS-CIENTÍTFICA DE CBG-IPN (3).JPG

El parche dérmico es elaborado a partir de biopolímeros que actúan como coadyuvantes en el proceso de cicatrización. Además, contiene un agente bioactivo llamado Bdellovibrio bacteriovorus, que al ser una bacteria predadora de otras bacterias patógenas, elimina una gran diversidad de microorganismos presentes en las heridas de pie diabético, inclusive aquellos que son resistentes a los antibióticos, como Pseudomonas aeruginosa, Escherichia coli y Klebsiella pneumoniae.

Por la contribución que representa esta investigación, el registro de patente se encuentra en trámite ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), informó la científica politécnica creadora de esta innovación, quien destacó que el parche dérmico representa una nueva opción para resolver o controlar las infecciones de pie diabético, las cuales actualmente se tratan con antibióticos. “Sin embargo, el aumento de la resistencia bacteriana muchas veces complica los tratamientos y la evolución de las lesiones hace necesaria la disección de la extremidad”, acotó.

La Maestra en Ciencias enfatizó que la presencia de niveles altos de glucosa en la sangre influye en que las heridas de los pacientes diabéticos tarden más en cicatrizar que en un individuo normal. “Si a ello le sumamos la presencia de una infección, la situación se complica, pero cuando el microorganismo es drogorresistente el problema de salud se vuelve crónico, lo cual esperamos reducir en el mediano plazo con el parche dérmico, que prevemos tenga un costo accesible, para beneficiar a todas las personas que lo requieran”, afirmó.

CHRISTIAN MARIEL SÁENZ SANTOS-CIENTÍTFICA DE CBG-IPN (2).JPG

La investigadora politécnica resaltó que el parche es reabsorbible y una vez que se coloca en la herida no será necesario retirarlo. “Por contar con esa característica se evitará desprender el tejido de granulación, que el organismo va creando como parte del proceso de cicatrización; el parche también actúa como barrera para evitar que penetren a la herida microorganismos”, aseguró.

Sáenz Santos explicó que los ensayos preclínicos los llevan a cabo con modelos animales (ratones). “Al realizar los experimentos observamos que en los roedores diabéticos tratados con el parche dérmico, el proceso de cicatrización fue similar al observado en roedores sanos, ya que en aquellos animales diabéticos que sólo recibieron tratamiento con antibiótico, el proceso de cicatrización fue más tardado”, subrayó.

Expuso que el parche dérmico constituye una alternativa médica muy importante para tratar el pie diabético; no obstante cuando las lesiones son graves e inclusive hay presencia de gangrena, es difícil conseguir una evolución favorable. “Dependiendo de la situación de cada paciente, el médico especialista determinaría la combinación de antibióticos y el parche o únicamente la aplicación de este último”, detalló.

Finalmente, la científica del Centro de Biotecnología Genómica mencionó que se buscarán mecanismos de vinculación con centros hospitalarios para iniciar la etapa clínica y evaluar el tratamiento en pacientes con pie diabético.

 

La investigación es dirigida por el Director del CBG, doctor Mario Alberto Rodríguez Pérez. En la caracterización del formulado farmacéutico participó la científica del IPN, Yunia Verónica García Tejeda; en el ensayo preclínico en modelo murino colaboraron: Cristina Rodríguez Padilla y Daniel Julio Eguiarte Lara (ambos de la Universidad Autónoma de Nuevo León), y en las pruebas de diseminación y detección de marcadores de inflamación por análisis molecular participaron: Eduardo Villalobos Polo (Universidad de Sevilla, España) y Esperanza Milagros García Oropesa (Universidad Autónoma de Tamaulipas).

3_53.jpg

TV&SHOW/ RONDERO’S MEDIOS

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

De las enfermedades raras 80 por ciento son genéticas, investigación del IPN

Sigue la turcomanía por Imagen Televisión con “Tierra Amarga”

Phoenix, feliz por menú vegano en todos los Premios, incluido el Oscar en L.A.