Obtiene IPN producto bioestimulante para cultivo de plantas

Con cera del insecto grana cochinilla, investigadores del Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (CeProBi), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), obtuvieron policosanol, del cual formularon un producto con actividad bioestimulante para el cultivo de diversas plantas de importancia económica.

En el Laboratorio de Proteínas del CeProBi, bajo la dirección de la investigadora Alma Leticia Martínez Ayala, la recién egresada del Doctorado en Ciencias en Productos Bióticos y posdoctorante, Emilia Ramos Zambrano, encontró una alternativa para el aprovechamiento sustentable de los residuos cerosos que se generan en el cultivo de dicho insecto.

Ramos Zambrano explicó que generalmente el policosanol se obtiene de la caña de azúcar y de la cera de abeja, así como de ceras vegetales, aunque se han estudiado otros insectos como posibles fuentes, en este caso de la grana cochinilla.

Señaló que el policosanol tiene aplicaciones variadas debido a la acción de cada uno de sus componentes, la más destacada es en el área farmacológica por su efecto antioxidante, anticancerígeno, antiinflamatorio y/o antibacterial, así como para reducir niveles de colesterol y como protector del hígado, entre otras.

Este compuesto obtenido de la grana cochinilla, mencionó la especialista, está conformado principalmente por triacontanol, el cual ha sido el único que ha presentado actividad como promotor de crecimiento vegetal, por lo que se utiliza en forma pura o en extracto para incrementar los rendimientos de diversos cultivos vegetales e incluso cianobacterias, destacó.

La experta del Departamento de Biotecnología detalló que se realizó la formulación de un producto con actividad bioestimulante, el cual fue probado en un cultivo de jitomate en un invernadero experimental, con lo que se incrementó su rendimiento hasta en 20 por ciento como resultado de una estimulación en diferentes puntos del aparato fotosintético y de la apertura estomática en las plantas.

La doctora en Ciencias en Productos Bióticos comentó que para la obtención del policosanol se plantearon métodos sencillos y con el menor procesamiento químico para hacerlo redituable.

Detalló que en este proyecto, se incorporaron herramientas consideradas tecnologías verdes como extracción ultrasónica y transesterificación enzimática con el objetivo de reducir la cantidad de disolventes y sustancias tóxicas.

Añadió que resultado de esta investigación en julio de este año, les concedieron la patente titulada “Proceso para la obtención de policosanol a partir de la cera de grana cochinilla (Dactylopius coccus)” y se encuentra en trámite la patente “Proceso de transesterificación enzimática para la obtención de policosanol a partir de cera de grana cochinilla”. Ambos trabajos derivan de la tesis de maestría y de doctorado de la doctora Ramos Zambrano.

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Descubre IPN en mangos y plátanos prevención contra el cáncer de colón

Al estudiar las propiedades del Almidón Resistente (AR) proveniente de fuentes no convencionales, investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) descubrieron que los mangos y plátanos verdes funcionan como fibra dietética y su acción está directamente relacionada con la prevención del cáncer de colon, que de acuerdo con autoridades de salud, al año se diagnostican alrededor de 15 mil casos, de los cuales más de seis mil 500 pierden la vida.

LUIS ARTURO BELLO PÉREZ, CIENTÍFICO DEL CEPROBI (1).JPG

DOCTOR LUIS ARTURO BELLO PÉREZ

La investigación se realiza en el Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (CEPROBI), bajo la dirección del doctor Luis Arturo Bello Pérez, quien explicó que el almidón es el principal polisacárido (hidrato de carbono complejo), que cuando se encuentra completamente desorganizado por la cocción, se hidroliza por las enzimas digestivas hasta convertirse en glucosa, lo cual incrementa el contenido de este carbohidrato en la sangre.

El científico, quien también se desempeña como Jefe de Laboratorio de Análisis Estructural de Macromoléculas del CEPROBI, manifestó que existe una gran variedad de cereales, particularmente maíz, trigo, arroz y algunas raíces y tubérculos, como papa, yuca, camote y malanga, de las cuales se extraen los almidones utilizados en la industria alimentaria. “En este centro de investigación se obtuvo esta macromolécula, a partir de mango y plátano en estado de maduración incipiente, que contiene una mayor cantidad de Almidón Resistente”, añadió.

​ Enfatizó que “en su fase resistente el almidón posee bondades fisiológicas como regulador del colesterol en sangre y como aporte de calorías necesarias para diabéticos sin exceder la glucemia, pero principalmente como protector de las células que recubren el colon, ya que al llegar directamente al intestino grueso, como un subproducto de la digestión, es fermentado por la microbiota que produce butirato, un ácido graso de cadena corta (AGCC), asociado directamente con el cuidado del colon”.

El butirato posee propiedades antiinflamatorias, a la vez que proporciona energía suficiente para las células que revisten el colon, así que a mayor presencia de este ácido graso, existe un mejor efecto protector, particularmente en los procesos de inflamación de este órgano, abundó el investigador.

Destacó la importancia del mango y el plátano verde como fuente de producción de almidones y fibra dietética, por lo que consideró necesario evaluar sus métodos de procesamiento, almacenamiento y producción, que permitiría obtener productos finales de mayor calidad tanto a nivel sensorial, nutricional y funcional.

download.jpg

El postdoctor del Instituto Nacional de la Investigación Agronómica (INRA) de Francia, Luis Arturo Bello Pérez, también ha desarrollado diversos proyectos que van desde el fortalecimiento del equipo científico para la investigación en polisacáridos de interés industrial y alimentario, espagueti sin gluten con alto contenido de carbohidratos indigestibles, caracterización del grano de arroz Morelos para obtener su denominación de origen y modificación química del almidón de cebada, entre otros. Es considerado uno de los mejores expertos en almidones de México, lo que le ha hecho merecedor de diversos premios nacionales e internacionales.

Derivado del resultado de sus investigaciones Bello Pérez ha propuesto otorgar la calidad de nutracéutico (productos provenientes de alimentos con características nutricionales y funcionales positivas para el organismo) al Almidón Resistente, porque su consumo produce efectos benéficos sobre la salud, además de que puede ser de gran ayuda en la prevención de la obesidad y el sobrepeso, que son el origen de grandes problemas de salud mundial como las enfermedades cardiovasculares o la diabetes.

babc4156c8d20715f04bf5b70937d609.jpg

TV&SHOW / Rondero’s Medios

Otras notas que te pueden interesar.

Subastarán el vestuario más famoso de la diva italiana Claudia Cardinale

En Cartoons on the Bay el moderno Rey Arturo

Decálogo para mejorar el aire en la casa