Tilda Swinton se revela ante todas las divisiones y clasificaciones

VENECIA.- Para TILDA SWINTON, mujer camaleónica, indescifrable, inconformista, y talentosa, la definición de actriz siempre ha sido un significado reductivo, es mucho más que una intérprete de un guion.

Escocesa de 59 años, SWINTON vio su primera película a los ocho años y se enamoró del cine, debutó en 1986 con Caravaggio de Derek Jarman y cada vez que piensa que está a punto de hacer una última película y retirarse “para cuidar el jardín, luego alguien me tienta y estoy de vuelta en el set “. 

En el escenario de la Sala Grande, en la ceremonia inaugural de Venezia 77 durante la cual aceptó el León de Oro a la Trayectoria, encantó al público con una conmovedora elegía sobre el cine. 

En la Masterclass, agotada desde hace días, con uno de esos trajes verde ácido que solo ella usa con gracia, habló de sí misma durante una hora, “relajada, tranquila, porque no es interacción, y por otro lado, cada vez que me presento al público, tengo que superar mis miedos, generalmente soy tímida. También me conmueve hablar del León de Oro recibido, pero quiero aclarar que simplemente no me reconozco en la palabra ‘carrera’, me gustaría reemplazarla por la palabra ‘vida’, porque para mí la única forma de desarrollar el cine ha sido y es la vida: los directores, los autores, con los que siempre trabajamos son mis queridos amigos, hacemos la película pero cocinamos juntos, crecemos juntos. 

“Así fue al principio con el encuentro con Derek Jarman, cuando no me consideraba actriz y en cambio me involucré con su consideración del performer, del trabajo colectivo, del compartir y esto definió mi futuro, lo sé, simplemente funciona así “. 

Con la autora inglesa, visionaria como directora e incluso como jardinera (El césped del fin del mundo en Northwood), quien murió de sida en el 94, Tilda Swinton ha realizado ocho películas, entre ellas Eduardo II, que en 1991 ganó la Coppa Volpi.

“Conocí a decenas de artistas, empezando por David Bowie, que frecuentaba el Berlín de esos años, para mí en mi cabeza todavía hay Berlín con el muro de esa época. Por esta razón también la definición de ‘musa de’ a menudo comparada con Swinton para Jarman, Luca Guadagnino, Jim Jarmush, Wes Anderson. es reductiva.

“Conocí a Luca – dice – justo después de la muerte de Jarman- y no pensé que fuera posible encontrar algo similar, en cambio él era un hermano nuevo y entendí que eso es lo que me mueve”. 

Admite que Tilda Swinton pasa por una “snob”, “pero no me considero como tal, ni exclusivo. El cine para mí significa experimentación y esto no solo ocurre en las películas de autor sino también en las de gran presupuesto donde quizás, como en Crónicas de Narnia, se usan efectos especiales nunca antes vistos. Y elegir si aceptar o no un guion para mí comienza desde allí. Soy una enamorada del cine, siempre lo he sido, incluso lo llevo -dice abriendo su chaqueta y mostrando una camiseta vintage de su Caravaggio- y la experiencia de ir a un festival es un gran privilegio para mí ”.

TILDA SWINTON ha forjado su propia característica interpretativa, y aplaude la decisión anunciada por el Festival de Cine de Berlín de eliminar al hombre / mujer y aspirar a un premio neutral en cuanto al género a la mejor interpretación. “Finalmente, ¡que alivio! ¡Buen Berlín! – dice – Creo que es algo positivo. Las jaulas, categorías, divisiones que interesan al ser humano son un desperdicio, la vida es demasiado corta para esto, dividir por clase, género, etnia me da claustrofobia. Espero que otros festivales sigan su ejemplo”. 

La edad también es una jaula para Swinton: “No entiendo por qué debería haber un umbral para nada, no puedo entender las subdivisiones”. 

Además de recibir el León de Oro a la Trayectoria, Tilda Swinton es la protagonista en Venecia de la novela Anna Magnani, Voce Umana, un mediometraje de Pedro Almodóvar a partir del texto de Cocteau. 

Entre sus proyectos, además del doblaje de Pinocho animado por Guillermo Del Toro, figura una película, con Derek Jarman Lab, sobre el aprendizaje escolar inspirado en la escuela Steiner que ella fundó y donde estudiaron sus gemelos. “Durante este período de encierro, la temática escolar hizo que todos reflexionaran mucho, de las fracturas, como la que vivimos durante la pandemia, creo que debemos tener la oportunidad de cambiar. Me hago la pregunta: ¿qué los niños? Flexibilidad, autonomía, relajación “. 

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s